Manchas en la piel

TRASTORNOS PIGMENTARIOS: LÉNTIGOS SOLARES, MELASMA.

  • LENTIGOS SOLARES: Causados por daños de radiación ultravioleta en la piel, sobretodo en el rostro, escote y manos.
  • MELASMA: Paño de embarazadas. Son más difíciles de eliminar debido a la exposición solar y también a cambios hormonales como embarazo y anticonceptivos que pueden desatarlo y agravarlo.

Debido al daño creado en la piel la melanina se altera y se aglutina en zonas, produciendo la mancha y a la vez quedan otras zonas blancas en la piel que ya no recuperan el color.

Nosotros los tratamos con productos  naturales que tienen la misión de dar orden a nuestras células para que vuelvan a trabajar y regeneren la zona dañada; así poco a poco la mancha va disminuyendo y evitando la aparición de otras nuevas y el envejecimiento prematuro de la piel.

Nuestros productos naturales contienen aceites esenciales como limón, jojoba… y ácidos glicólico, kojico, retinoico…etc, que además de eliminar las manchas rejuvenecen la piel. En estos casos se tiene que utilizar productos con alto poder hidratante y regenerador celular porque el problema parte de un descontrol celular en los melanocitos.

Nos ponemos morenos porque el sol excita los melanocitos en su afán de protegernos de las radiaciones del sol segregando melanina y poco a poco se oscurece nuestra piel.

Si estas células están dañadas las manchas se oscurecen mucho más que el resto de la piel, por esa razón es tan importante utilizar pantallas solares en todo el cuerpo. En las zonas más delicadas y en las manchas se debe poner la crema solar 10 minutos antes de la exposición al sol. Si se permanece al sol aplicar la pantalla cada dos horas.

La piel también puede mancharse por el acné, dermatitis, agresiones, depilaciones, etc…  y el sol solo sirve para agravarlas.

La pantalla solar es imprescindible todo el año dada la alta radiación que hay en el ambiente. En verano, en la playa y en la piscina se deben utilizar protecciones altas o totales según el tipo de piel.